Flora y Fauna en Iguazú

La principal característica de la flora selvática es la multiplicidad de estratos en los que se desarrolla, que ocupan desde el suelo hasta la copa de los árboles más altos, formando una verdadera telaraña verde de enredaderas, lianas y plantas colgantes.

Una de las especies más típicas del Parque es el Palo Rosa, un árbol que supera los 40 metros de altura, lo que lo hace sobrepasar la altura media de todos los otros árboles de la selva. Su nombre se debe al color de su madera, que se nota más cuando el corte es reciente. Debido a que su número es escaso está declarado Monumento Nacional.


Este gigante convive con una especie de palmera también muy típica, el palmito, formando bosques o comunidades. El cogollo de esta planta es comestible y muy sabroso, pero su extracción provoca la muerte de la planta, por lo que también es una especie en peligro.

Otras plantas típicas de las regiones tropicales que se encuentran en el área son los helechos arborescentes, las orquídeas, el guatambú, la palmera, el pindó y el clavel del aire. Y no hay que olvidar que es la tierra del ceibo, el árbol cuya flor roja y llamativa es la flor nacional de la Argentina.

La Fauna
El visitante que se interne por los senderos con espíritu atento tendrá la oportunidad segura de observar numerosas especies en su hábitat natural.

Muchos de los mamíferos tienen hábitos determinados por el medio selvático que habitan: son arborícolas y comunitarios. Una de las adaptaciones más llamativas a la vida en las copas de los árboles es el desarrollo de una cola prensil, que funciona como una quinta mano. Si se presta atención, sobre todo al recorrer el Sendero Macuco, y se mira hacia lo alto, se puede ver al mono caí o capuchino, que con ágiles movimientos que parecen una danza, se traslada por lo alto de los árboles. Otros animales que comparten esta característica son el oso melero, las comadrejas o zarigüeyas y el coendú, un roedor cubierto de espinas.

Los coatíes, con su cola llena de anillos son un espectáculo muy frecuente para los visitantes que transitan las pasarelas. Es travieso y se desplaza siempre en grupos, haciendo las delicias de los chicos, que juegan con ellos.

Los felinos, ágiles, silenciosos y astutos cazadores, son otra maravilla del parque. El más importante es el yaguareté, declarado Monumento Natural Nacional en el año 2001. Consume una gran variedad de presas, incluidos mamíferos mayores. Otros felinos, de menor tamaño, son el puma, el ocelote y el yaguarundí.

Un espectáculo aparte es la enorme variedad de insectos que pueblan el parque. Las mariposas son enormes, con colores brillantes y formas extrañas, un festival de diseño natural!

Las aves suman más de 400 especies, entre papagayos, picaflores, tucanes y otros. Pero los más típicos son los vencejos de cascada, que hacen sus nidos y se refugian detrás de las caídas de agua, en las rocas.

En cuanto a los peces, hay que distinguir dos grandes áreas, ya que las Cataratas han constituido una barrera entre el río superior e inferior durante muchos milenios, lo que hizo que la fauna acuática evolucionara separadamente.

En el río inferior se encuentra el Surubí, el Pacú, el Sábalo y la Piraña, mientras que en el río superior hay Chanchitas de colores, Tarariras, Dientudos y Moncholos.

Más info útil